Si el yogur es un probiótico, ¿por qué no lo pone?

Para empezar, unas definiciones. “Los probióticos son microbios vivos y buenos que, al ser ingeridos en cantidades adecuadas, aportan beneficios a la salud del consumidor. Los alimentos que se valen de ellos se conocen como fermentados”, definen Jesús Sanchis y Lucía Redondo, investigadores y docentes en la Universidad de Valencia, y miembros de la Academia Española de Nutrición y Dietética.

Algunas asociaciones científicas rechazan que los fermentados sean probióticos, “porque su efecto positivo puede deberse a la matriz alimentaria (los ingredientes del alimento) y no a la presencia de microbios vivos”, indican los expertos. Y, desde 2006, la UE no consiente utilizar la denominación en los productos acreditados. Marta Olmos, health affairs manager de Danone explica que la EFSA [Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos] exige un dosier científico muy pormenorizado para permitir agregar el término. Y el mundo del probiótico aún está muy virgen. Nos cuesta mucho, por ejemplo, identificar el mecanismo de acción, cómo se dan todas las sinergias a nivel intestinal, etcétera”.

Esto, recuerdan Sanchis y Redondo, no niega las bondades de los fermentados, sino que refleja la necesidad de investigar más en este campo para cumplir ciertos requisitos legales.

https://elpais.com/elpais/2018/11/14/buenavida/1542204233_675843.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: