Por qué no nos debe gustar el café, pero lo hacemos.

Extrañamente, las personas con mayor sensibilidad al sabor amargo de la cafeína beben más café

¿Por qué nos gusta el sabor amargo del café? La amargura evolucionó como un sistema de alerta natural para proteger el cuerpo de sustancias nocivas. Por lógica evolutiva, deberíamos querer escupirlo.

Pero resulta que, cuanto más sensibles son las personas al sabor amargo de la cafeína, más café toman, informa un nuevo estudio de Northwestern Medicine y QIMR Berghofer Medical Research Institute en Australia. La sensibilidad es causada por una variante genética.

En otras palabras, las personas que tienen una mayor capacidad para saborear la amargura del café, y en particular el distinto sabor amargo de la cafeína, aprenden a asociar “cosas buenas con él”.



https://www.sciencedaily.com/releases/2018/11/181115104603.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: