Diferencias entre fibra soluble e insoluble

Es muy común hablar sobre la importancia de la fibra y de lo necesaria que es en nuestra alimentación para el buen funcionamiento del organismo, a pesar de ser un alimento que no podemos digerir.

Muchas veces solemos asociar al termino fibra os típicos cereales oscuros que son difíciles de digerir, pero lo cierto es que la fibra se encuentra en todos lados, solo que en algunos alimentos más que en otros. No obstante, solo podemos hablar de una característica diferenciadora entre un tipo de fibra y la otra y este es el de que sea soluble o insoluble, es decir, que se disuelva en agua o no.

La fibra soluble

En la composición de este tipo de fibra nos encontramos grandes cadenas de azucares tales como pectinas, agar, insulina… Al pasar por el tracto digestivo entra en contacto con el agua y la absorbe, formando un gel en tu intestino que hace aumentar su viscosidad y produce un efecto saciante. Este gel pasa a la flora intestinal y allí puede fermentar. El resultado de esa fermentación son ácidos grasos que no engordan y puedes utilizar como energía. Cuando consumos este tipo de fibra en exceso es posible que nos cause un problema de gases, aunque es la aconsejable para revertir la diarrea.

Otra ventaja muy importante que tiene la fibra soluble es que retrasa la absorción de los hidratos de carbono, lo que ayuda a regular los niveles de insulina y a evitar los picos de glucosa. Además, contribuye a bajar los niveles de colesterol.

Podemos encontrar fibra soluble en alimentos como legumbres, en las coles de bruselas, la zanahoria y la patata; en algunos cereales como el mijo y el arroz; en frutas como el plátano, la manzana y la pera.

La fibra insoluble

Al contrario de lo que ocurre con la soluble, la fibra insoluble no retiene líquidos cuando pasa por el intestino y no es fermentada por las bacterias de la flora intestinal.

La fibra insoluble nos puede resultar de gran ayuda para evitar y solucionar problemas de estreñimiento, debido a que incrementa el tamaño de las heces y se encarga de acelerar el paso por el intestino y el estómago. Además, también ayuda a reducir los niveles de colesterol, ya que reduce la absorción de sales biliares, que a su vez implica que se reduzca la absorción de grasas.

Podemos encontrar fibra insoluble en el salvado de trigo y las almendras; en la fruta en general, y en todo tipo de frutas secas y deshidratadas; y también en las verduras de hojas verdes.

 

https://www.hola.com/estar-bien/20181113132549/las-diferencias-entre-fibra-soluble-e-insoluble-cs/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: